La infraestructura de México nos hace más competitivos

Los proyectos de infraestructura ayudan a impulsar las inversiones en México y aumentan su competitividad frente a otros países.

Ante el complejo panorama por el que atraviesa la economía global, provocada por incertidumbre geopolítica y volatilidad cambiaria, entre otros factores, surge una pregunta: ¿Cómo aprovechar las reformas para seguir ejecutando proyectos de infraestructura en México?

Felipe Duarte, Director General Adjunto de Infraestructura y Energía de Grupo Financiero Banorte (GFNorte), explica que para ser atractivos, estos proyectos deben estar alineados con una agenda que incremente la productividad de la economía y para ello, la ejecución de los mismos debe ir en línea con los intereses de todos los participantes: inversionistas, acreedores, constructores, operadores, usuarios y comunidades involucradas por los proyectos.

Sin embargo, el reto es grande, ya que el sector de la infraestructura en México representa tan solo el 1.6% del Producto Interno Bruto (PIB), según cifras del Banco Mundial (BM).

En contraste, el directivo destaca que las fortalezas de la infraestructura están en la atracción de recursos, en la generación de empleos, pero, sobre todo, en el aumento de la competitividad.

Ante este escenario, Felipe Duarte hace un balance en el crecimiento de la infraestructura en nuestro país: “Ha sido positivo. Las necesidades siempre van a estar ahí, el sector está dando competitividad y una mayor inversión”.

El desarrollo de obras de ingeniería civil como la construcción de obras para el tratamiento, distribución y suministro de agua y drenaje; construcción de obras para petróleo y gas, así como la construcción de vías de comunicación son pieza clave para apuntalar esta industria. (dar ejemplos concretos y su impacto en la economía)

“Hoy México cuenta con el marco legal para poder instrumentar las reformas y tiene la liquidez para que los proyectos se ejecuten”, agrega Duarte.

Considera que otro de los mercados más atractivos y que se alinean con la infraestructura es el del gas. “Este mercado cambió en los últimos años con la comercialización del gas shale, lo que hizo que el continente americano tuviera un precio más competitivo, respecto a todo el mundo”.

De cara a las negociaciones del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), el directivo asegura que el mercado del gas será muy relevante para México y Estados Unidos, ya que el vecino país del norte cuenta con una gran capacidad de producción, mientras que México busca obtenerlo a un precio accesible y tiene la infraestructura necesaria (¿para transportarlo?). “Es una oportunidad ganar-ganar para avanzar en materia de libre comercio”, asegura el directivo.

Felipe Duarte será el encargado de moderar el Taller: Infraestructura y energía: motores de inversión y productividad en el Foro Estrategia Banorte 2017, que impartirá el reconocido economista Marc Levinson.

2017-08-17T22:26:40+00:00