Infraestructura y energía, músculos económicos de México

Los proyectos de infraestructura y energía juegan un papel esencial en la economía de México, además de que estimulan la inversión y el empleo.

La infraestructura y energía han sido los dos temas que más espacio han ocupado en la agenda económica de México, debido al potencial que existe en ambos sectores.

Por principio, la industria de infraestructura aporta el 1.5% del Producto Interno Bruto (PIB) del país, de acuerdo con el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y abarca construcción de carreteras, infraestructura eléctrica, de agua y saneamiento, entre otras obras.

Al hablar de energía nos referimos a hidrocarburos, electricidad, energía eólica, fuentes renovables de energía, entre otros.

La Reforma Energética, aprobada por el Congreso de la Unión en 2013, representó un paso importante en la modernización del sector energético de nuestro país.

“Es un éxito lo que se ha logrado hasta hoy en materia de infraestructura y energía”, reconoce Felipe Duarte, Director General Adjunto de Infraestructura y Energía de Grupo Financiero Banorte, al hacer alusión que, en la actualidad, el mundo atraviesa por momentos económicos complejos.

Sin embargo, el directivo dice que, por ello, México debe hacer frente a los retos “encontrando sus motores de crecimiento interno”.

Desde ese punto de vista, explica que la energía es el sector que a México le puede dar no solo la oportunidad de estimular su crecimiento, generar empleo y atraer inversión, también de hacer más productiva su economía.

Por ello, Felipe Duarte considera fundamental entender que México cuenta con “esa palanca”, ya que se ha hecho una labor importante al implementar las reformas que han ayudado a posicionar a México como un destino atractivo para invertir en el sector energético.

Aun cuando el panorama no ha sido fácil en esta industria, tomando en cuenta la caída del precio del petróleo en los últimos años, el directivo detalla que existen beneficios importantes para la economía mexicana entre los que destaca:

  • La llegada de nuevos competidores en el mercado como Shell, British Petroleum, Chevron, Hidrosina, entre otros, “en el mundo ya existía esto, pero en México es nuevo”, dice Duarte.
  • Atraer inversiones que han modernizado el sector energético. “La inversión está reviviendo al país y la inversión significa empleo”.

Felipe Duarte será el encargado de moderar el Taller: Infraestructura y energía: motores de inversión y productividad en el Foro Estrategia Banorte 2017, que impartirá el reconocido economista Marc Levinson. Si deseas conocer más sobre este Taller, te invitamos a visitar nuestra página de Foro Banorte 2017, sección: Taller Infraestructura y energía: motores de inversión y productividad.

2017-08-15T00:25:19+00:00