CONFERENCIA DEL GOBERNADOR DEL BANCO DE MÉXICO: ALEJANDRO DÍAZ DE LEÓN: Versión Estenográfica (galería)

CONFERENCIA DEL GOBERNADOR DEL BANCO DE MÉXICO: ALEJANDRO DÍAZ DE LEÓN

Ciudad de México, 21 de agosto de 2019.
Versión Estenográfica

– GREGORIO MARTÍNEZ GARZA: Para
presentar a nuestro siguiente invitado, damos la bienvenida a este escenario al
doctor Gabriel Casillas Olvera, Director General Adjunto de Análisis Económico
y relaciones con inversionistas de Grupo Financiero Banorte.

– GABRIEL CASILLAS
OLVERA:
Hola, qué tal. Muy buenos días.

Hoy tengo el honor de presentar a nuestro primer
conferencista en este Segundo Foro Estrategia Banorte.

Ustedes saben, quiero empezar con una pregunta, ¿ustedes
saben cuál es el peor impuesto que puede imponer un gobierno? No es el IEPS, no
es el IVA, tampoco es el ISR, es la inflación. De hecho, si recordamos las
últimas crisis en México, el 83, el 86, 95, el 2009, la verdad es que en 2009
el PIB cayó más que en el 83 y que en el 87; en el 2009 cayó el PIB más del 5
por ciento y, sin embargo, en el 83 y 87 cayó alrededor del 4 por ciento.

Bueno, aun así, ¿cuál recordamos más? ¿2009 o recordamos más
las crisis de los 80’s? Los 80’s vinieron acompañados de nacionalización
bancaria y de muchas cosas, pero lo más importante es que la de los 80’s
vinieron acompañadas de tasas de inflación por arriba del 50, del 60 y por
arriba del 100 por ciento; en cambio, en 2009 la inflación fue mucho más baja,
de un dígito y alrededor del 6 por ciento.

Yo creo que eso es muy importante y hay mucho que decir al
respecto, pero qué mejor que nos lo diga el propio Gobernador del Banco de
México.

Alejandro Díaz de León no necesita presentación, muchos de
ustedes lo conocen, sólo les cuento algo muy rápido.

Hace 22 años entré a trabajar al Banco de México, mi primer
trabajo como economista y todavía era gobernador el licenciado Mancera,
entonces imagínense, pero bueno; después de varios exámenes, entrevistas y
hasta una visita de recursos humanos a casa de mis papás, me preguntaban que
hasta a qué hora me dejaban salir, la persona encargada de admisiones, el
licenciado Belaunzarán en ese momento, me dijo: “Oye, a ver con qué Alejandro
te toca trabajar, porque los dos Alejandro’s son las personas más brillantes
del Banco de México hoy, los dos jóvenes Alejandro’s”.

Bueno, a mí me tocó, ¿cuáles serán estos dos Alejandro’s?
Uno era Alejandro Berner y otro era Alejandro Díaz de León, a mí me tocó
trabajar con Alejandro Berner y fue una muy buena experiencia, aprendí
muchísimo de él, pero la verdad es que me hubiera también gustado mucho
trabajar con Alejandro Díaz de León que a través de los años lo he conocido, es
un brillante economista y además una persona que considero totalmente íntegra, muy
humana.

Como ustedes saben, tiene una experiencia muy amplia en el
Banco de México, en la Secretaría de Hacienda, en el ISSSTE, en Bancomext, un
gran conocedor de la política monetaria y de los mercados financieros y, como
dije y lo reitero, una persona íntegra que cuida los más altos valores éticos.
Entonces la verdad es que para mí es un gran honor y nos da mucho gusto que nos
acompañe hoy el gobernador del Banco de México, Alejandro Díaz de León.

Muchas gracias.

– ALEJANDRO DÍAZ DE LEÓN: Qué tal. Muy buenos días a
todos. Después de que aquí comentaron algunas historias pasadas del banco, un
gusto estar con ustedes, con Banorte, el día de hoy en esta conferencia que
trata sobre cuál es el reto social de la banca, yo creo que hay muchos y en
este entorno voy a hablar al final de la presentación sobre algunas reflexiones
concretas sobre esto.

Pero primero me gustaría que la presentación abordar algunos
elementos sobre las condiciones económicas que enfrentamos. Como ustedes saben,
el jueves de la semana pasada hubo decisión de política monetaria y me gustaría
poner un marco a las decisiones que ha tomado la Junta de Gobierno y transmitir
algunos mensajes de cómo vemos las condiciones externas, la evolución de la
economía mexicana, la inflación y política monetaria y algunos mensajes
finales.

Empezaría destacando que en la parte de la economía externa
el primer mensaje es acerca del crecimiento. Como pueden ver en esta primer
lámina, en los últimos trimestres hemos tenido una revisión a la baja en
términos de la expectativa de crecimiento para una amplia gama de países.

En el primer cuadro se pueden ver en los números en rojo
cómo realmente hemos tenido una revisión a la baja en las expectativas de
crecimiento. No nos debe de sorprender que en un entorno en el que han dominado
las tensiones comerciales, en donde la incertidumbre acerca de las cadenas
manufactureras, las cadenas globales de valor, lo que estemos viendo es un
entorno de atonía en la inversión, de mayor debilidad por el lado de la demanda
agregada, y en particular, como también podemos ver en las otras dos gráficas,
una caída en las PMIS y la actividad manufacturera.

Y algo muy curioso que se ve en México pero también se ve en
el resto del mundo, y es la gráfica de en medio. Hay una brecha entre la
confianza de los consumidores y la confianza de los negocios, no es solo en
nuestro país donde se percibe una confianza de los consumidores elevada y donde
se ven bajos niveles de confianza en los negocios.

Y de alguna otra manera esto refleja que la generación de
empleo en el mundo ha sido
relativamente adecuada y vamos a ver tenemos niveles de brechas de desempleo
relativamente bajas, y con esta combinación de un entorno muy adverso para la
inversión.

Entonces, este
primer mensaje es no sólo en nuestro país, sino también en todo mundo se
detecta esta tendencia y esta brecha entre confianza de los consumidores y
confianza de los negocios.

Aquí podemos ver
como la brecha de desempleo es un ciclo muy curioso porque hablamos muchos de
la desaceleración económica, la respuesta de los bancos centrales, etcétera;
pero también es importante destacar que en materia de desempleo –como podemos
ver en la primera de las gráficas– todas las economías avanzadas están en
claro territorio negativo de la brecha de desempleo, es decir, se tienen
niveles de empleos relativamente favorables y se han empezado a presentar
incrementos en salarios, como se ven la gráfica de la derecha.

Esto es importante,
porque es un ciclo especialmente atípico en el que se mantiene fortaleza por el
lado del mercado laboral y con un cierto repunte salarios, si bien se percibe
especial atonía en la parte de inversión.

¿Qué es lo que han
estado haciendo también en esta, los bancos centrales qué es lo que han estado
poniendo su atención? Como hemos visto en la parte del empleo no ha estado mal,
la actividad económica se ha venido desacelerando, pero en la parte de
inflación casi todas las economías avanzadas están en niveles de inflación por
debajo de su meta y con tendencia a la baja, tendencia a la baja tanto en la
inflación general y esto un poco de la mano de la caída de los precios de los
energéticos, como también por niveles de la inflación subyacente especialmente
en bajos.

Podemos ver que
prácticamente en todas las economías avanzadas hay niveles de inflación
subyacente marcadamente por debajo de sus metas, siendo la meta 3 por ciento,
el caso de Japón es muy, muy marcado, la zona de euro también; pero inclusive
en el caso de Estados Unidos se ve una tendencia en la inflación subyacente a
la baja a también en la general.

Y la tercera de las
láminas que es no nada más el escenario o el dato puntual, si no cuál es la
expectativa, los pronósticos de inflación para el cierre de este año, se ve que
se ha venido recorriendo esa distribución hacia la izquierda, es decir, estamos
en un mundo en donde el crecimiento se viene debilitando, si bien se mantiene
fortaleza en el mercado laboral, se espera mucho menor inflación.

¿Y eso qué
implicación tiene para el entorno de tasas de interés? En la primera de las
gráficas podemos ver cuál es el cambio que ha habido en la expectativa de tasas
de interés para las tasas d corto plazo, las tasas de política monetaria, en el
caso de Estados Unidos, el Banco de Canadá, Banco de Inglaterra, en
Japón y también para el Banco Central Europeo.

Y como podemos en todas las
gráficas, en la primera, se ve una marcada reducción en la expectativa de tasas
de interés.

Si nos concentramos en la Reserva Federal,
que es el rojo, podemos ver cómo hay una caída importante de la expectativa de
tasas de interés, es decir, y en las distribuciones que también se ven del lado
derecho, todas recorriéndose a la izquierda. Es decir, se anticipa
desaceleración económica, un entorno sin inflación y un entorno en el cual los
bancos centrales empiezan a reducir o hacer más laxos en sus posturas de
política monetaria.

Este es el contexto del entorno
mundial, y no solo han sido los países avanzados, también un buen número de
países emergentes que han estado revisando sus tasas de referencia o tasas
objetivo a la baja.

En la inmensa mayoría de estas
economías tienen niveles de inflación por debajo de su meta.

¿Qué ha pasado? Pasemos de la parte
de las tasas de corto plazo a las tasas de mediano y de largo plazo.

Aquí se puede ver que tanto para el
caso de Estados Unidos, la línea roja en las dos primeras gráficas, pero
también para el caso del Reino Unido y la zona del euro ha habido una marcada
reducción de tasas de interés, tanto las de corto plazo, las de dos años, pero
de manera muy notable en las de 10 años, y podemos ver inclusive cómo en la
zona del euro ya marcadamente en territorio negativo.

Es decir, sí ha habido una
compresión a lo largo de toda la curva de rendimientos, no solo la expectativa
de menores tasas de interés en la parte corta, sino también a lo largo de toda
la curva de rendimiento.

¿Qué ha pasado con el dólar? Lo
podemos ver en la gráfica de la derecha, una tendencia hacia la apreciación del
dólar respecto a otras monedas.

Ya vimos crecimiento, vimos
presiones inflacionarias, vimos las tasas de interés en la parte corta, la
parte de tasas de interés en la parte larga o toda la curva de rendimiento;
ahora vamos a ver qué impacto tiene todo este entorno sobre el apetito por
riesgo.

En la primera de las gráficas
podemos identificar una rápida caída en el apetito por riesgo, estos índices
que construyen algunas instituciones buscan identificar, inclusive ahí con las
zonas de euforia y de pánico, cuáles son las áreas en las que se reduce o se
contrae el apetito por riesgo.

Esto, obviamente, es muy importante
porque en la medida en la que hay menos apetito por riesgo hay menos flujos o
menos recursos para las economías emergentes.

Cuando aumenta el apetito por
riesgo, pues el entorno es mucho más propicio a mayores flujos.

¿Cuáles han sido los elementos que
han derivado este menor apetito por riesgo? Lo vemos en la gráfica de en medio
con la volatilidad del VICS, que es este índice de volatilidad para el mercado
accionario estadounidense y, en particular, destacar que esto está muy de la
mano con esta narrativa de atenciones comerciales que se han intensificado en
los últimos meses.

Y viendo en la última de las gráficas esto también ha tenido
un efecto con mayor volatilidad en las percepciones de riesgo de crédito
soberano, los CDS, donde se ve que el desempeño relativo de la economía
mexicana ha sido un poco más desfavorable respecto a economías comparables, si
bien se ha mantenido acotado en un rango relativamente estable.

Ahora pasando de este entorno de apetito por riesgo hacia
otras dimensiones ya de lleno en economías emergentes.

La primera de las gráficas ilustra cuál ha sido la
composición de los flujos que hemos tenido en este año y se ve una composición
con debilidad en los flujos hacia los mercados accionarios y con mayor
dinamismo hacia renta fija, en un entorno donde han incertidumbre global,
incertidumbre cerca del comercio y cuál va a ser la implicación de estas
tensiones comerciales siempre se afecta un poco más a los mercados accionarios,
y los flujos han buscado rendimiento y buscado renta fija. Y es lo que hemos
visto a lo largo de este año.

La segunda de las gráficas presenta los tipos de cambio y
cómo se puede apreciar el peso mexicano ha estado relativamente estable en los
últimos años, pero después de haber tenido un ajuste muy importante de tipo de
cambio; otras economías han tenido también volatilidad importante en el mercado
cambiario y las tasas de los bonos de mayor plazo destacar que en los últimos
meses han tenido una reducción importante como se puede ver en la última de las
gráficas.

Pasando a la evolución de la economía mexicana, esta primer
gráfica, quiero un poco poner en perspectiva porque a veces uno puede identificar,
inclusive hasta el nivel de la curva en México, de tasas de interés y ver
diferencias respecto a otras economías, y a veces podemos pasar por alto el
tipo de choques que la economía mexicana ha venido enfrentando.

En esta gráfica identificamos cuatro choques importantes que
afectaron a la economía mexicana desde 2014. El primero de ellos tiene que ver
con la caída en los precios del petróleo.

Como saben, los auditas a mediados de 2014 decidieron que
querían proteger su mercado e iniciaron una guerra de precios a fin de tratar
de desplazar la oferta marginal que se estaba generando en Norteamérica, en
particular en Estados Unidos, y fue una caída muy notable de los precios del
crudo, en niveles de cien dólares por barril, a nivel de 40 y eventualmente
llegaron hasta niveles cercanos a 30 dólares por barril.

El segundo choque importante que enfrentó la economía
mexicana fue una importante caída en la producción del crudo. La conclusión y
los efectos de estos dos elementos y que a veces no aquilatamos con las
repercusiones que ello ha implicado para la economía mexicana, lo podemos
ilustrar en la tercera de las gráficas.

Las cuentas externas en México siempre las veíamos como un
superávit en la balanza comercial petrolera y un déficit en la balanza
comercial no petrolera, y por décadas esas eran las cuentas externas en México,
con incrementos o reducciones pero sobre esas dos grandes tendencias.

Y como podemos ver en la tercera de las gráficas, México es
hoy en día un importador de hidrocarburos, la balanza comercial petrolera es
deficitaria y la balanza comercial no petrolera, que también por décadas había
sido deficitaria se ha convertido en superavitaria; es decir, la economía
mexicana ha enfrentado en los últimos cuatro años y medio un choque muy
significativo en las cuentas externas y una profunda recomposición en sus
cuentas externas.

¿Qué necesita una economía o cómo se ajusta una economía
ante un choque de estas características? Lo que requiere es una depreciación
del tipo de cambio real y ese es precisamente parte del reto que ha estado
enfrentando la economía mexicana, la única manera de cerrar el déficit en
cuenta corriente, que es la gráfica de en medio, porque también hemos recibido
mucho menos flujos en los últimos cuatro años, para ilustrarlo vean la primera
de las gráficas.

Aquí podemos ver Fuentes y Usos de recursos financieros de
la economía; la parte naranja son los Recursos Externos. En 2014 se recibían
del orden del 4.1 puntos del PIB, en 2013 fue igual 4 por ciento, y vemos una
drástica caída y en promedio en los últimos cinco años ha sido del orden del
1.1 por ciento del PIB.

Entonces una economía que recibe menos flujos del exterior,
que recibe un choque muy significativo en la parte del petróleo, tanto por
volumen como precio, requería un ajuste muy importante en sus cuentas externas.
Para hacer este tipo de ajuste lo que se necesita es una política monetaria y
una política macroeconómica más restrictiva, tanto en la parte de finanzas
públicas, que reduzca la absorción del sector público, y aquí se ve un poco el
efecto de la menor absorción del sector público, que es el área verde que pasó
de casi 4 puntos el PIB ahora a niveles de 2.2 puntos del PIB.

Y también la parte de tasas de interés que ha sido necesaria para que este ajuste sea haya hecho con
orden.

¿De qué magnitud es
este ajuste? Y ya comentaba Gabriel hace unos minutos acerca de las diferencias
de algunos episodios de volatilidad en los mercados mexicanos.

Aquí presentamos una
gráfica desde 1978 a la fecha en la que ponemos el tipo de cambio real
bilateral entre México y Estados Unidos, e identificamos en las áreas en azul
aquellos episodios o aquellos periodos en los cuales hubo una depreciación
importante en el tipo de cambio real.

Y si pusiéramos una
línea en aquellos episodios más pronunciados identificaríamos principios de los
80´s, finales de los 80´s, el 95, 2008 y 09, y el reciente choque que comento
de mediados de 2014 a 2017.

Si ponemos una línea
que pintara o ilustrara el 40 por ciento de depreciación del tipo de cambio
real, sólo quedarían verdaderos episodios de crisis, como los que ya destaqué,
y el periodo actual.

Entonces, esto para
poner en contexto que la depreciación del tipo de cambio real que ha enfrentado
la economía mexicana ha sido muy significativa, pero a diferencia de otros
episodios –y esto se ve en las siguientes de las gráficas–, lo ha hecho con
un mucho mayor orden en lo que los economistas llevamos el sistema nominal.

Es decir, si
nosotros vemos el tipo de depreciación del tipo de cambio en principios del 80´s,
finales de los 80´s o en 95, pues estamos hablando de inflaciones que llegaron
a superar –y ahí las podemos en la línea naranja– el 150 por ciento en la de
87, o que fueron de mayores a 50 por ciento en el 95; y depreciaciones
cambiarias también muy significativas.

Obviamente son
regímenes diferentes, con diferentes características, un régimen cambiario
fijo, la inestabilidad que tienen el rompimiento régimen cambiario fijo, pero
creo que sí es importante ilustrar que en los últimos cuatro años la economía
mexicana va a podido hacer frente a un choque externo adverso significativo, de
una depreciación de tipo de cambio real considerable y con un orden en al parte
nominal, es decir, en la inflación y en la depreciación en el tipo de camio
mucho mayor al de episodios anteriores.

Después de esta
perspectiva un poco más de mediano plazo, pasado un poco más a la coyuntura de
los datos más recientes, en esta gráfica podemos ver cómo en los últimos
trimestres el promedio de los últimos cuatro, cinco trimestres, pues realmente
tiene un crecimiento muy bajo, podemos hablar inclusive de cierto estancamiento
en la actividad económica.

¿Cuáles son algunos de los
elementos que caracterizan a este estancamiento? Lo podemos ver en la gráfica
intermedia, una reducción o una contracción en la parte de producción
industrial, y ahorita vamos a ver los diferentes componentes de la producción
industrial que han dado lugar a este comportamiento.

Y algo que se ha presentado en la
información más reciente, que es cierta desaceleración en la parte de los
servicios.

Viendo en el sistema de indicadores
cíclicos, el adelantado y el coincidente, podemos ver que el coincidente
muestra una clara desaceleración; si bien el adelantado todavía tiene cierta
estabilidad en los niveles que había registrado en los últimos meses.

Entonces, claramente estamos
enfrentando un entorno de desaceleración económica interna. Esta desaceleración
ha sido mayor a lo que se tenía anticipado y claramente el entorno externo que
he descrito no ha ayudado, pero también algunos de los retos y los choques que
hemos enfrentado.

En cuanto a la actividad
industrial, en esta primera están cada uno de los sectores en cada uno de los
colores. Los números que están en paréntesis es el peso que tiene cada uno de
esos sectores dentro de la producción industrial.

Entonces, por ejemplo, la minería
pesa el 22.3 por ciento y las manufacturas casi el 50 por ciento.

Y aquí podemos ver lo sensible que
ha sido la caída en la minería y la caída en la minería es la caída en el
volumen de producción de petróleo. Entonces, una parte muy importante de la
caída en la actividad industrial está asociada a la caída en la producción de
crudo.

También podemos ver cómo otros
elementos como la construcción, que tiene un peso también muy importante,
prácticamente una cuarta parte del índice de actividad industrial, ha tenido
una desaceleración marcada y sobre todo en la información más reciente, que es
la línea naranja.

En la parte del sector servicios,
no entraré a detalle, nada más destacar que práctica ya en todos los servicios
se empieza a notar una desaceleración, cierto achatamiento en su dinámica.

Yendo por el lado de la demanda
agregada, en cuanto al consumo, el consumo había venido teniendo cierta
fortaleza con dos elementos de soporte que son remesas y la parte de la masa
salarial, que se ubican en la segunda y en la tercera de las gráficas, pero en
la información más reciente también se empieza a identificar cierta
desaceleración del consumo.

Si bien las remesas y la masa
salarial han seguido teniendo un comportamiento de crecimiento, como se puede
ver en la línea naranja, que es la masa salarial en términos reales, ha seguido
creciendo.

Entonces, de alguna u otra manera
esto puede apuntar a que hacia adelante el consumo pueda retomar una
trayectoria de crecimiento. Si bien los datos más recientes apuntan a cierta
desaceleración.

Pasando al siguiente rubro de la demanda agregada, que es el
tema de inversión, aquí se puede ver en la primera de las gráficas la
construcción, realmente a partir de 2014-2015 la desaceleración que ha tenido
la construcción es muy notable.

Si pasamos a la segunda de las gráficas y la descomponemos
entre lo que es residencial y no residencial, también la diferencia es muy
marcada y estoy seguro que además una institución financiera como ustedes lo
han pulsado y lo han detectado, ha habido bastante demanda para créditos
hipotecarios y menos para otro tipo de proyectos de construcción y, sobre todo,
los que caen en la parte de no residencial.

Y por sector contratante, que se ve en la tercera de las
gráficas, ha tenido un peso muy importante la reducción de la inversión
pública.

Parte de esto, todo es parte del mismo rompecabezas, cuando
hay un choque muy importante en los precios del crudo y esto implica que alguno
de los pozos que se tenían trabajando dejan de ser rentables ante los nuevos
precios y se acelera la contracción de crudo, también se desacelera la
inversión que se hacía en el sector energético.

Una parte muy importante de la inversión pública está ligada
a la inversión energética. Menores ingresos públicos requiere de una
restricción en las finanzas públicas y eso también requiere ajustar rubros de
gasto y también a veces se reducen rubros de gasto que está también ligados a
la inversión.

En ese sentido, es importante tener en mente que la primer
prioridad tiene que ser que el ajuste sea ordenado y sin perder la estabilidad,
y para eso un entorno macro de prudencia y que trate de contribuir a un ajuste
ordenado es lo más importante. Si bien hay algunos elementos que se desaceleran
en parte agravado o amplificado por ese ajuste.

En las cuentas externas, inclusive recientemente los datos
no han sido malos, ha habido un buen comportamiento de las exportaciones, si
bien obviamente esto es altamente dependiente de la relación bilateral con Estados
Unidos y ya sabemos que en los últimos meses ha habido narrativas poco
constructivas que se han ido atajando y se han ido zanjando y se han ido
resolviendo en las últimas semanas.

Pasando al mercado laboral, ¿qué hemos visto en el mercado
laboral? El mercado laboral había venido con un alto ritmo de generación de
empleo, la brecha del mercado laboral o la tasa de desempleo respecto a su
tendencia de mediano y largo plazo está en territorio negativo, es decir, se
había generado bastante empleo en los últimos años; esto se ha debilitado, como
se puede ver en la primera de las gráficas, hay un cierto repunte en esta
brecha de desempleo.

La segunda de las gráficas ilustra cuál ha sido el salario
diario asociado a los trabajadores asegurados en el IMSS y distinguimos por
frontera y por la dinámica nacional. Y obviamente el incremento en la frontera
fue pronunciado, si bien estuvo, parte de sus efectos en costos estuvo mitigado
por ajustes en la parte tributaria, pero sí tuvo impacto importante en la parte
salarial, y también esto contribuyó a una menor generación de empleo.

Al final del día si se incrementa la parte salarial de una
manera considerable, una consecuencia natural es que se genere menor empleo,
como lo hemos visto, cierta desaceleración en los últimos meses.

Y también se ve cuál ha sido la dinámica en la parte de los
ingresos del sector informal, que también ha tenido una cierta desaceleración
en sus ingresos, que puede estar funcionando en parte como variable de ajuste.

¿Cómo se resume toda, para fines de política monetaria este
comportamiento de la economía en términos, sintetizamos algo que conocemos como
la brecha de producto, que es la diferencia entre el ritmo de crecimiento de la
economía en relación a su potencial de largo plazo? Y cuando decimos que
estamos en terreno negativo es cuando claramente la actividad económica está
por debajo de su ritmo de crecimiento potencial.

Diferentes métricas que usamos en el Banco de México apuntan a que en los
últimos trimestres se ha ampliado esta brecha, es decir, hay cierta capacidad
no utilizada en la economía y esto explica parte de esta desaceleración.

En estas siguientes dos láminas trato de explicar cuáles son
algunos de los resultados que tenemos de las encuestas que recaba el propio
Banco de México, y aquí básicamente preguntamos cuáles son los factores que los
empresarios y analistas consideran que podrían limitar el crecimiento
económico, y hay básicamente cinco grupos: el primero son temas de gobernanza,
el segundo son temas de inflación y política monetaria, el tercer rubro es de
condiciones económicas internas, el cuarto es de condiciones externas y el
último es de finanzas públicas.

Y si bien hay toda una serie de detalles, seguramente los
alcanzan a leer, pero si ven la parte de la izquierda, ahí se ve cuál es el
porcentaje de respuesta que se tenía en, aquí se toman dos cortes, uno es junio
de 2019 y el otro es julio de 2019.

Y se puede ver que
el elemento que tiene mayor porcentaje de respuesta como un obstáculo o como un
elemento que limita al crecimiento están temas de gobernanza.

¿Cuáles son los
temas de gobernanza? Son problemas de inseguridad pública, son problemas de
incertidumbre política interna, impunidad, corrupción y otros problemas de
Estado de derecho.

El siguiente rubro
importante que es el de condiciones económicas internas tiene que ver con
incertidumbre sobre la situación económica interna, debilidad en el marco
interno, y se ve como ha venido perdiendo peso las condiciones externas; y las
condiciones externas es incertidumbre cambiaria, nivel de tipo de cambio real,
elementos de comercio, elementos de comercio mundial.

Entonces, en
términos generales este es una manera de pulsar cuáles son los elementos que
están atrás de esta debilidad reciente en la actividad económica.

Y si los ponemos en
términos de una gráfica y de manera un poco más agregada, podemos ver como, por
ejemplo, el área verde de las gráficas, que se refiere a condiciones externas,
tuvo un peso muy grande a finales de 2016 y durante todo 2017 el periodo más
agudo de incertidumbre sobre el Tratado de Libre Comercio.

Si bien este ha
venido reduciendo su peso y como en la parte amarilla que son los temas de
gobernanza son los que han venido ganando peso relativo como posibles
obstáculos.

Y en ese sentido,
como se señala en la gráfica, en caso de tener avances en algunos de estos
elementos que por años han afectado a la economía mexicana, se podría generar
un entorno más propicio para el crecimiento.

Ahora pasando a
materia de inflación y política monetaria. La primera de las gráficas ilustra
desde el 2001 a la fecha la inflación general subyacente, no subyacente; y la
línea roja es el objetivo de inflación del Banco de México.

Es importante
ilustrar que en diciembre de 2017 la inflación fue 6.8 por ciento, la inflación
más alta desde mayo 2001, y para ponerlo en perspectiva en el 2001 la meta de
inflación del Banco de México era de 6.5 por ciento.

Es decir, el ajuste
de tipo de cambio real que vimos muy significativo, que compara niveles de 40
por ciento de depreciación de tipo cambio real y que compara de manera similar
con 82, 87 y 95, pues también vino de la mano de un reto importante para la
conducción de política monetaria, y eso lo vemos con el comportamiento de la
inflación, que tuvo prácticamente dos choques muy significativos y que fueron
prácticamente simultáneos.

El nivel más
depreciado del tipo de cambio se registró en el enero de 2017, y el incremento
más significativo en los precios de los energéticos y en particular de las
gasolinas se tuvo en enero de 2017, eso realmente implicó y como ve en la
segunda de las láminas, que es la misma nada más con una especie de
acercamiento de 2016 a la fecha, pues realmente implicó un incremento muy
significativo en los niveles de inflación, siendo la verde la no subyacente,
incluye energéticos, y la parte azul la inflación subyacente.

Vamos un poco a algunos de los
componentes que explican el comportamiento de la inflación.

En la primera vemos todo el
componente no subyacente y vemos cómo la parte roja es la contribución de los
energéticos a la inflación, pues de estar prácticamente en cero durante 2016,
hasta finales de 2016, empieza a tener una participación muy importante en la
inflación.

¿Y cuál es el principal factor? Se
ve en la segunda de las gráficas, dentro de la mezcla de los energéticos que
entran de manera directa en el Índice de Precios al Consumidor, se ve que es la
parte de gasolina la que tiene el mayor incremento y, obviamente, un peso muy
significativo.

Y algo que a veces no se destaca lo
suficiente es que realmente no solo fue 2017 un año de incrementos en los
precios de los combustibles, también 2018 lo fue, y podemos ver cómo la barra
amarilla en la segunda de las gráficas también refleja una contribución muy
importante de un segundo incremento en los precios de los energéticos en la
inflación.

Y si lo vemos en la tercera de las
gráficas, ahí vemos el precio relativo entre los energéticos y el componente
subyacente como un elemento de tendencia, y ahí podemos ver cómo los precios de
los energéticos estaban relativamente por debajo de esta relación de tendencia
y tuvo dos incrementos importantes, el primero en 2017 y el segundo en 2018.

Afortunadamente ya en los últimos
meses lo que hemos visto es que en su variación anual los energéticos han
venido disminuyendo y lo que esto ha propiciado es que la inflación general en
las quincenas más recientes ya muestra una inflexión a la baja.

Y lo que busca ilustrar también
esta lámina, la tercera de las gráficas, es cómo en general hay cierta relación
y no es que los precios de los energéticos suban irremediablemente y siempre,
puede haber ciclos en los cuales se incrementen los precios de los energéticos,
pero también episodios en los cuales estos revierten a una tendencia un poco
más de largo plazo.

Lo que hemos visto recientemente y
esto se ha acelerado por la desaceleración económica global, es que los precios
de los energéticos a nivel internacional han tenido una tendencia a la baja.

Entonces, esto contribuye a que la inflación que había
estado muy influida por el componente de los energéticos, tanto en efecto
directo  como indirecto, ¿cuál es el
indirecto? Es cómo afecta el incremento de las gasolinas a la determinación de
otros precios en la economía.

Entonces, esperamos que estos factores contribuyan a que la
inflación regrese de manera más clara en las próximas quincenas hacia la meta
de 3 por ciento.

En la parte de inflación subyacente aquí destacamos,
primero, las medidas de tendencia, hemos visto que después del choque                          inicial que se
presentó, sobre todo, durante 2017 anticipábamos una reducción, en 2018 ésta se
interrumpió por algunos de estos choques adicionales, entre ellos los efectos
indirectos del incremento en los precios de los energéticos que destacaba.

Y, en particular, lo que también se puede ver en la segunda
de las gráficas es que ha habido un cambio en precios relativos; cuando una
economía necesita una depreciación de tipo cambio real, al final del día lo que
esto significa es que se encarecen las mercancías o los bienes cuyo precio se
determina de manera internacional y se abaratan los servicios.

En términos generales hemos visto esa recomposición de
precios relativos como era de esperarse, dado el ajuste y el choque que hemos
visto.

Ahora, ésta ilustra cuál es la inflación general, cuál es el
objetivo de inflación y cuál es el objetivo para la tasa de fondeo
interbancario a un día a la tasa de fondeo bancario, que es la línea roja en
las dos gráficas. Y lo vemos desde 2001 a la fecha, y podemos ver cómo en
episodios en los cuales la inflación se ve incrementada se necesitan niveles de
tasas de interés superiores.

En este caso tuvimos un ciclo de incremento de tasas de
interés desde finales de 2015 hasta la decisión del jueves pasado, que fue la
primera reducción que se tenía en tasas de interés en los últimos cinco años;
se puede ver cómo es muy importante que ya la tendencia de la inflación sea
mucho más marcada y de regreso a su meta, pero también las tasas de interés de
largo plazo tienen información relevante y podemos ver cómo de finales del año
pasado a las últimas semanas ha habido una reducción muy importante también en
las tasas de largo plazo, internas, que ya incluyen toda una serie de primas de
riesgo, etcétera.

Entonces, el entorno de tasas globales más bajas y la
mejoría de algunos elementos y factores de riesgo, en particular, un mejor
comportamiento de la inflación, también ha contribuido a esta reducción en las
tasas de largo plazo que estamos viendo en la última de las láminas, y esto lo
vemos tanto con las tasas a 10 años y a 30 años, inclusive con esta cierta
inversión en la curva.

Eso lo podemos ver con mayor claridad en esta lámina, cómo
por ejemplo partiendo de octubre, el primero de octubre de 2018 es la curva
verde, cómo después de las noticias asociadas a algunas decisiones con algunos
proyectos se incrementan las tasas, podemos ver, hasta la línea amarilla, en
diciembre, mediados de diciembre del año pasado.

Y a partir de esa fecha ha habido una reducción en las
primas de riesgo, después de haber llegado a niveles casi de 9.4 por ciento, ha
habido una reducción importante y ahora las tasas de más largo plazo en la información
más reciente está en el orden de 7.5 por ciento, es decir, ha sido muy
importante una compresión en las primas de riesgo que se ha estado incorporando
en los mercados de renta fija.

Importante destacar que también hemos tenido diversos
elementos y noticias que han complicado la dinámica en los mercados, en
particular aquí se hace una reflexión en cuanto a los costos de financiamiento
a través del CDS a cinco años para una mezcla de países emergentes con
calificaciones cercanas a la de México.

Y en términos generales el activo mexicano ha tenido una
cotización con cierto descuento respecto de algunas otras economías, algunas de
las acciones que han tomado algunas calificadoras, y el, banco lo ha destacado,
tanto en sus informes como en nuestros comunicados y política monetaria, es
importante atenderlas consideraciones y las preocupaciones que han dado lugar a
esta revisión a la baja en las calificaciones crediticias, apuntalar un poco la
calidad crediticia tanto soberana como de Petróleos Mexicanos.

Pasaría a unas consideraciones finales, en esta ocasión
tienen que ver con algunos mensajes de política monetaria.

En primer lugar, es claro que persiste una marcada
incertidumbre tanto en el ámbito externo como en el ámbito interno. En nuestro
comunicado destacamos que hay choques que pueden afectar a la inflación tanto
al alza como a la baja, y la Junta de Gobierno estará siguiendo de manera
atenta toda la información disponible, a fin de poder evaluar cuál es la
influencia o los efectos que tendrán sobre el cumplimiento de nuestra meta, y
con base en eso tomar las consideraciones o las decisiones de política
monetaria que se consideren adecuadas.

Hemos tratado en nuestros comunicados de no precomprometer o
preavisar hacia dónde se ven las siguientes acciones porque dependerá en mucho
de cuál de los escenarios se va materializando, tenemos un entorno externo de
menor crecimiento, menores presiones inflacionarias, menores tasas de interés.

Tenemos un entorno interno de desaceleración económica, de
también menores tasas de interés, pero sigue habiendo algunos factores de
riesgo tanto a la alza y a la baja asociado a la inflación.

En la medida en la que se vaya materializando algunos de
estos escenarios, ya sea que contribuyan a que la inflación baje de manera más
decidida, pues podremos también tomar las decisiones de política monetaria que
correspondan.

Esta es la última de las láminas de la presentación, pero no
quería dejar pasar la oportunidad y, sobre todo, teniendo como marco o como
tema central de la conferencia del día de ayer y del día de hoy en cuanto al
reto social que tiene la banca.

Destacar que obviamente los servicios financieros no se
deben de entender disociados de los usuarios y de los beneficios a los
usuarios. Yo inclusive la reflexión que haría es cómo entender ese reto social
de la banca y del sistema financiero en el entorno actual, porque yo creo que
siempre ha estado de la mano de la banca, de los servicios financieros un reto
social.

Al final del día el acceso al financiamiento, el acceso al
crédito es un elemento que nivela oportunidades que permite proyectos
productivos llevarse a cabo y también permite a los hogares y a las familias
poder suavizar sus patrones de consumo y de gasto en beneficio de las propias
familias.

Entonces, siempre ha habido un rol social, pero en
particular en esta coyuntura y en los últimos años creo que hay características
que lo hacen especialmente importante en dos dimensiones; una, y tiene que ver
con el cambio tecnológico y hace dos días tuvimos un seminario sobre sistemas
de pagos y nuevas tecnologías; el propio Carlos Rojo estaba acompañándonos en
ese seminario con una presentación.

Y yo creo que es muy claro que las nuevas tecnologías
ofrecen beneficios siempre en todo el mundo, pero estos beneficios son
especialmente amplios o marcados en las economías emergentes.

Entonces, las nuevas tecnologías
van a tener mejores servicios en todo el mundo, pero las economías emergentes,
donde siempre hemos tenido un problema de rezago en el acceso a los servicios
financieros, las nuevas tecnologías ofrecen una oportunidad única y la verdad
creo que no exagero al decir única en la historia para reducir las barreras de
acceso a los servicios financieros que siempre fueron las sucursales.

Las nuevas tecnologías permiten
llegar a más mexicanos con mejores servicios y con mayor valor agregado.

Y cuando hemos platicado acerca de
Cobro Digital, CoDi, y cómo buscamos que los teléfonos inteligentes se vuelvan
una puerta de acceso a los servicios financieros en todo nuestro país, tenemos
65 millones de mexicanos que utilizan teléfonos inteligentes y tenemos 34
millones de mexicanos con cuentas bancarias.

Si nosotros podemos masificar un
sistema de pagos como el que es la última milla, que a través, se monta en el SPEI,
pero es el último eslabón del SPEI para hacer pagos de teléfono móvil a móvil,
pues realmente estaremos abriendo la puerta a millones de mexicanos para que
tengan acceso a los servicios financieros.

Así que creo que las nuevas
tecnologías ofrecen en pleno alineamiento a cuál es el rol social de la banca y
en particular de la banca mexicana, creo que el pensar de una manera proactiva
y que incorpore a las nuevas tecnologías, diría que no solo es una oportunidad,
ya se está convirtiendo casi, casi en una obligación.

No podemos equivocarnos, tenemos
que aprovechar estas nuevas tecnologías para llevar más servicios a más
mexicanos.

Y la segunda reflexión que me
gustaría hacer tiene que ver con los temas de sustentabilidad y el tipo de
financiamiento y algunas mejoras y consideraciones que tienen que ver con temas
medioambientales.

El Banco de México es uno de los
bancos centrales fundadores de una red de bancos centrales y autoridades
financieras para reverdecer el sistema financiero.

Somos varias autoridades que hemos
tratado de identificar cuáles pueden ser algunos de los elementos que
contribuyan a que dentro del sistema financiero se pongan los incentivos
adecuados para cada vez adoptar tecnologías que sean más amigables con el medio
ambiente y no solo relacionado con cambio climático.

A lo mejor los países más
avanzados, ese es un poco el enfoque más claro o el objetivo más claro que
tienen en mente.

En el caso de países emergentes
como el nuestro no solo son temas de cambio climático, sino también evitar la
degradación de ecosistemas y de áreas naturales que a veces se nos pasan un
poco, que no los tenemos necesariamente en el radar como debería.

En esto ha habido también un muy buen diálogo con los
bancos, con la banca nacional y estoy seguro que algunos de ustedes inclusive
probablemente han tenido que contestar algunos de los cuestionarios que hemos
mandado recientemente sobre esta materia. Esperamos aprender de todos, cuáles
son las prácticas que tienen para este manejo, administración y mitigación de
riesgos medioambientales, y creo que tenemos que evitar que los riesgos
ambientales estén fuera del perímetro de toma de decisiones.

Un riesgo ambiental no medido se convierte en un riesgo de
crédito, y si algún ejemplo podemos ver piensen en PG & G, en California,
que tiene probablemente un quebranto y Chapter 11 por más de 50 mil millones de
dólares por la combinación de los incendios en California, algunos parcialmente
a los cuales pudo haber contribuido la empresa, y la otra también el hecho de
que con el cambio climático ha habido condiciones de mucho menor humedad en ese
estado.

Entonces, el riesgo climático y el riesgo de medio ambiente
se puede convertir en riesgo de crédito y es importante tenerlo en el radar.

Felicidades a Banorte por esta serie de conferencias y
muchas gracias.

– GREGORIO MARTÍNEZ
GARZA:
Agradecemos al doctor Alejandro Díaz de León.

Al Gobernador del Banco de México le pedimos por favor que
regrese a este escenario junto con el licenciado Carlos Hank González y el actuario
Marcos Ramírez Miguel, para tomarse la fotografía.

2019-08-26T19:20:20+00:00