ECONOMÍA SOCIAL INCLUYENTE: Versión Estenográfica (galería)

ECONOMÍA SOCIAL INCLUYENTE

Ciudad de México, 21 de agosto de 2019.
Versión Estenográfica

– GREGORIO MARTÍNEZ GARZA: Para presentar al siguiente panel damos la bienvenida a la licenciada Mariuz Calvet Roquero, Director Especialista de Sustentabilidad e Inversión Responsable de Grupo Financiero Banorte.

– MARIUZ CALVET ROQUERO: Buenas tardes a todos. Me da mucho gusto estar aquí con ustedes.

Uno de los pilares de la nueva administración federal es la inclusión de las personas y comunidades más rezagadas al desarrollo. Para lograrlo, dos grandes mujeres lideran los programas sociales más emblemáticos para lograr una “Economía social incluyente”, el cual es el nombre de nuestro siguiente panel.

Si lo social es la prioridad del Presidente, una protagonista indiscutible es la Secretaria del Bienestar, María Luisa Albores, quien lleva una vida dedicada a este tema.

María Luisa es ingeniera agrónoma por la Universidad Autónoma Chapingo, y desde 2001 forma parte de la Unión de Cooperativas Tosepan, la asociación con la que nos aliamos en Santa Cruz Cuautomatitla, Puebla, en nuestro programa de “Banorte adopta una comunidad”.

También damos la bienvenida a la Secretaria del Trabajo y Previsión Social Luisa María Alcalde Luján. Ella es la integrante más joven del gabinete, pero que tiene una tarea fundamental que es el brindar oportunidades laborales a millones de jóvenes a través del programa “Jóvenes construyendo el futuro”.

A su joven edad, Luisa María Alcalde ha sido Diputada Federal en la LXII Legislatura en la que participó como Secretaria de la Comisión de Trabajo y Previsión Social, y es licenciada en Derecho por la UNAM con estudios de maestría en Derecho por la Universidad de Berkeley en California.

Para moderar este panel nos acompaña Fernando Solís Cámara, nuestro Director General Adjunto de Comunicación y Asuntos Públicos de Grupo Financiero Banorte.

Los empresarios podemos ser aliados de la economía social incluyente.

– FERNANDO SOLÍS CÁMARA: Buenas tardes y bienvenidos. Carlos, Marcos, buenos días.

Arrancamos con nuestro panel de Economía Social Incluyente, un panel que tiene como propósito el que entendamos mejor quienes estamos aquí reunidos la mayor prioridad que tiene el Gobierno Federal, que es el de su política social; conocer los programas, cómo funcionan, en qué consisten, programas que han sido polémicos, porque todo lo que se transforma se convierte en polémico y esta es una gran transformación.

Y para conocer los de primera mano tenemos el gusto de que hayan aceptado estar con nosotros las dos Secretarias responsables del diseño, de la operación, de la ejecución, de los programas sociales más importantes de este Gobierno Federal.

Les doy la bienvenida a ambas. María Luisa Albores, Secretaria de Bienestar, con quien por cierto hemos tenido un contacto ya de varios años a través de la Fundación Banorte, donde hemos trabajado juntos en Santa Cruz Cuautomatitla, Estado de Puebla, lugar que por cierto nuestro Presidente de Consejo ha estado ahí para apoyar el trabajo social que estamos haciendo. Bienvenida, María Luisa.

Y Luisa María Alcalde, la Secretaria del Trabajo y Previsión Social, con quien también estamos muy vinculados en el tema de Jóvenes Construyendo el Futuro.

Bienvenidas.

Y empezamos por ponernos en contexto, todos sabemos que estamos viviendo un cambio no solamente de gobierno, sino quizás un cambio de régimen, en donde la prioridad es lo social.

El Presidente ha repetido muchas veces: “Yo gobierno para todos, pero por el bien de todos primero los pobres”.

Y ya anoche Carlos, ustedes no estuvieron presentes, pero en el mensaje de Carlos Hank durante la cena de bienvenida planteó que el reto social de las empresas y de la banca son pobreza y exclusión, y lo puso además en el contexto de un debate que se está dando no solo en México, sino en todo el mundo, primero si el modelo económico que hemos tenido en las últimas décadas ha atendido las necesidades sociales que exige la población y, segundo, si las empresas estamos haciendo lo suficiente para atender la exigencias sociales.

Entonces, estamos empezando por reconocer la importancia del mayor reto que enfrenta nuestro país y me gustaría que empezáramos dimensionando el desafío social que estamos viviendo en función del trabajo de cada una de las dependencias que ustedes encabezan.

Entonces, quizás empezamos contigo. La Secretaría de Bienestar, cuál es el tamaño del reto que está enfrentando la Secretaría en términos numéricos, si tienes algunos datos, y en términos también cualitativos obre la importancia del problema de rezago que estamos enfrentando en todo el país.

– MARÍA LUISA ALBORES GONZÁLEZ: Hola, buenas tardes. Es un gusto estar acá con ustedes y poder permitirme platicar un poco de las cosas que quisiéramos hacer, y digo hacer en un sentido de que podamos sumar esfuerzos.

Y en ese sentido, platicar un poquito el gran reto, nos comenta CONEVAL y lo podemos ver a nivel de territorio, la pobreza no disminuyó, la pobreza aumentó.

La pobreza aumentó a 52 millones de mexicanos y también en ese sentido la pobreza extrema, hablamos de 9 millones de mexicanas y mexicanos en pobreza extrema. Hay datos lacerantes.

Cuando digo datos lacerantes es en un sentido de que nueve de cada diez niñas o niños indígenas en este país están en situación de pobreza.


Cuando hablo de la pobreza en las zonas o en el territorio indígena, es una pobreza que inicia por la carencia, la carencia de alimentación, y en este sentido no se les puede dotar de la misma igualdad que las otras mexicanas y los otros mexicanos.

Cuando se habla de un sentido de lo que influye en la pobreza tiene que ver no sólo con el empleo, la generación de empleo en el espacio de vida, tiene que ver con educación, tiene que ver con salud, tiene que ver con techo o vivienda y con los servicios que se dan en estos lugares.

En este sentido, lo que planteamos o lo que soñamos, y quisiéramos hacer dentro de la Secretaría de Bienestar es sumar esfuerzos y no sólo le corresponde a una institución, le corresponde a varias instituciones y por eso está planteado los Programas Integrales de Bienestar.

Cuando hablamos de los Programas Integrales de Bienestar hay una participación de tres programas en la Secretaría de Bienestar, la compañera Luisa María Alcalde, que tiene a su cargo el programa de “Jóvenes construyendo el futuro”, siendo la Secretaria de Trabajo y Previsión Social; está también la Secretaría de Economía y otras Secretarías, lo que buscamos es hacer esa suma de esfuerzos institucional para llegar a aminorar esa brecha que tiene que ver con la desigualdad.

– FERNANDO SOLÍS CÁMARA: Muchas gracias.

En el caso de la Secretaría del Trabajo, en el caso de los jóvenes, que es el programa fundamental, quizás el más icónico, ¿cuál es el reto en materia de los jóvenes? ¿Cuál es la situación de los jóvenes en este momento en nuestro país?

– MARÍA LUISA ALBORES GONZÁLEZ: Yo diría que el reto es mayúsculo, la problemática que vivimos es que existen millones de jóvenes alrededor del país que no estudian y no trabajan no porque no quieran, sino porque no han tenido opciones, no han tenido alternativas, no han tenido oportunidades, y frente a eso es una realidad que se vive a distintos niveles educativos porque no se focaliza únicamente con aquellos jóvenes que no concluyeron con el bachillerato o que se quedaron sin estudiarlo o a la mitad de la secundaria, sino que también es una problemática que enfrentan los propios universitarios, que salen con títulos universitarios, tocan puertas si no consiguen opciones.

Entonces, para la Secretaría del Trabajo, para el Gobierno de México ha sido central la atención de los jóvenes, no sólo para reivindicar el derecho que tienen a tener una opción cerca de donde viven, sino incluso como esta propia estrategia de pacificación del país para poderlos vincular con actividades productivas.

¿Cuál es el reto de “Jóvenes construyendo el futuro”? Es atender a jóvenes de 18 a 29 años que no estudian y no trabajan, pero quieren hacerlo, están disponibles, vincularlos con sobre todo sector privado, empresas, talleres, negocios, actividades productivas, sector público, organizaciones de la sociedad civil que se vinculan a las actividades cotidianas de estos centros de trabajo, de estas empresas, durante un año, trabajan durante ese año, aprenden en ese proceso en el que se incorporan, aprenden cuestiones técnicas pero también incluso valores y propio sentido del trabajar, del levantarse temprano, de habilidades socioemocionales.

Entonces es un empujón para que todos estos jóvenes tengan una oportunidad y la puedan tener en sus propias comunidades, en sus lugares de origen donde están sus familias. Entonces esa es la apuesta de Jóvenes Construyendo el Futuro.

– FERNANDO SOLÍS CÁMARA: Muchas gracias.

¿Qué programas tiene Secretaría de Bienestar para atender el tema de la pobreza?

– MARÍA LUISA ALBORES GONZÁLEZ: Primero comentar que se cambia el nombre de la Secretaría de Bienestar, antes Secretaria de Desarrollo Social, y en el cambio de nombre implica un cambio de fondo, no solo de forma.

El reto más importante para hacer política social en México es plantearnos que no se genera un gasto, se genera una inversión social, y en este sentido va cambiando algunas políticas que tienen que ver con la política social.

En un sentido, haciendo una revisión de los diferentes programas y de lo que se había hecho antes, nos damos cuenta de que mucha de la política social se ocupó de una manera clientelar, una manera de estructurar una clientela de votos, y en este sentido el gran reto para nosotros para hacer una nueva política social es estructurar en un sentido de ver a la gente, a las ciudadanas y los ciudadanos como sujetos de derechos, ese es el gran cambio, no como beneficiarios; tienen un derecho y ese derecho está en la Constitución y hay que ejercerlo, y esa es parte de la política social.

¿Qué programas tenemos nosotros? Tenemos tres programas: el Programa de Pensión Universal para Adultos Mayores, por justicia social en territorio indígenas es “65 y Más” y en todo territorio que no es indígena, “68 y Más”.

– FERNANDO SOLÍS CÁMARA: ¿Cuántos millones de personas?

– MARÍA LUISA ALBORES GONZÁLEZ: Actualmente se está planteando 8.5 millones, estamos con un padrón de 7.8, donde ya se está haciendo la dispersión, el pago y la entrega, bimensual, 2 mil 550 pesos.

Tenemos la Pensión para niñas y niños con alguna discapacidad, igual, por cuestión de justicia social, en territorio indígena está planteado de cero a 64 años para que inmediatamente entre la otra pensión, la Pensión Universal para Adultos Mayores, igual, 2 ml 550 pesos, y es un asunto de derechos.

Cuando no es territorio indígena, es de 0 a 29, será para nuestras niñas, nuestros niños adolescentes y jóvenes.

Tenemos el Programa Sembrando Vida, programa que es la reforestación, la restauración  productiva de un millón de hectáreas que implica el empleo permanente de 400 mil sembradoras y sembradores, campesinas y campesinos de este país restaurando cuencas emblemáticas que nos corresponde a nosotros, como mexicanas y como mexicanos, cuidar ambientalmente.

Cumplimos en este programa con los 17 objetivos sustentables de la ONU, y eso también nos da un criterio de un buen programa y de un buen plan. Actualmente estamos trabajando en ocho Estados, en 362 municipios, en más de 4 mil ejidos, planteábamos para este año empezar con 500 mil hectáreas, estamos en 575 mil hectáreas, estamos trabajando con 230 mil campesinos y ellos están distribuidos en estos lugares, más de 4 mil ejidos en más de 400 comunidades, en más de 2 mil localidades.

Ahí estamos trabajando con 25 pueblos indígenas de estos ocho estados.

– FERNANDO SOLÍS CÁMARA: Nos comentas que uno de los cambios fundamentales es que se quita el enfoque de un programa clientelar a un programa de ejercicio de los derechos por parte de todas estas personas.

Pero, cómo quitar la sospecha y las críticas que existen y que se leen de que son programas que pudieran también identificare como clientelares, en el sentido de que quienes se les otorga el recurso puedan tener vinculaciones más allá de la necesidad específica, vinculaciones para decirlo claramente más de tipo partidista o de vinculación con el gobierno, ya sea el municipal, el estatal o el federal.

¿Cómo nos explicarías que estamos dejando esta parte clientelar para convertirlo en un derecho universal?

– MARÍA LUISA ALBORES GONZÁLEZ: Voy a poner el ejemplo, en el Programa de Pensión Universal para Adultos Mayores, independientemente del estatus, clase social o que sea un pensionado, porque ya es jubilado, le corresponde por derecho los 2 mil 550 pesos.

– FERNANDO SOLÍS CÁMARA: De acuerdo.

Y otro tema, la duplicidad. Puede haber personas que tengan más de 65 años, que tengan un tema de discapacidad, por ejemplo, y que pudieran estar; bueno, ya hay casos que conocemos de personas que están recibiendo ambos o que han venido recibiendo en el pasado ambos apoyos.

¿De qué manera se está atendiendo, dados los recursos restringidos que tiene siempre el presupuesto, el evitar duplicidades?, y ¿Qué han encontrado en esa materia?

– MARÍA LUISA ALBORES GONZÁLEZ: Gracias. Aclarar, en este sentido comentar que el programa para personas con alguna discapacidad es un programa nuevo del Gobierno Federal.


Algunos estados tenían algunos programas, recuerdo ahorita el de Tabasco que se llama Corazón Amigo y que es un programa bonito para personas con alguna discapacidad.

Lo que planteamos nosotros, lo que tú comentas, el presupuesto es poco; cómo nosotros a través de hacer sinergias con gobiernos locales, hablo de los municipios, con gobiernos estatales y con el recurso del Gobierno Federal hacemos esa sinergia.

Si Corazón Amigo pudiera entrar, era el ejemplo del caso de Tabasco, de 30 en adelante, y nosotros pudiéramos como Federación de cero a 29.

Entonces, en ese sentido hacemos sinergia. No estamos buscando que se den las duplicidades porque el presupuesto es poco.

– FERNANDO SOLÍS CÁMARA: ¿Y adultos mayores, por ejemplo, en la Ciudad de México que puedan ser sujetos de los beneficios del programa federal y del programa del Gobierno de la Ciudad de México?

– MARÍA LUISA ALBORES GONZÁLEZ: Súper interesante tu pregunta y me sirve para aclarar. Lo que buscamos nosotros, y fue platicar con los diferentes gobiernos estatales, es comentarles cómo iba a ser el programa de Pensión Universal para Adultos Mayores. Si ellos a nivel de Estado ya traían un programa que pudieran ocupar el presupuesto del recurso en otro programa, eso es lo que estamos haciendo con el gobierno de la Ciudad de México, porque sí se daba antes eso, se daba un cobro a veces en la Ciudad de México, en el Estado de México y también a través de lo que era el programa del PAM, Programa de Adultos Mayores.

Y en este sentido lo que buscamos es hacer una sinergia para que exista un apoyo, pero en una cuestión de derechos no se duplique en una sola persona.

– FERNANDO SOLÍS CÁMARA: De acuerdo.

Y entiendo que está haciéndose un gran padrón a nivel nacional. ¿Cómo va ese padrón y cómo se está haciendo distinto de años anteriores? ¿Por qué ahora sienten que este padrón sí va a poder identificar persona por persona a los beneficiarios a diferencia de los programas anteriores de otras administraciones que ustedes han señalado de esa manera?

– MARÍA LUISA ALBORES GONZÁLEZ: Bueno, de las consideraciones que tenemos es porque se hizo a nivel de territorio, hablo de los ejidos, rancherías, comunidades, los espacios más alejados del país donde tal vez no se cuente con sistemas de comunicación, hablo del internet, pero se trabajó.

Y en este sentido se está buscando en que este padrón que ya quedó sea el más confiable y en un sentido pueda ser alimentado.

– FERNANDO SOLÍS CÁMARA: ¿Ya está listo?

– MARÍA LUISA ALBORES GONZÁLEZ: Va en camino y se ha alimentado también con los diferentes programas. ¿Y con los diferentes programas de qué estoy hablando? El caso del programa “Sembrando vida”, por cuestión de darle otra vez peso y fuerza al sujeto social nosotros entramos a hacer censo en un censo individual, fue un censo social, a través de la asamblea ejidal o comunitaria donde se dio la información y a través de la toma de votación democrática o en consenso de la comunidad o del ejido entramos nosotros. Eso fue un censo diferente.

– FERNANDO SOLÍS CÁMARA: De acuerdo.

En el caso de “Jóvenes construyendo un futuro”, el programa –según nos has comentado- consiste en darle un apoyo mensual de 3 mil 600 pesos a jóvenes que pueden y quieren trabajar y que hoy no lo están haciendo, porque no hay una oferta de trabajo, no hay una demanda de trabajo para ellos.

El tema que muchos nos preguntamos es, el joven recibe durante 12 meses ese apoyo, las empresas, Banorte, por ejemplo, y los banqueros estamos recibiendo jóvenes para darles una capacitación, algunos de ellos podrán ser contratados por los bancos, por las empresas, al finalizar los 12 meses, pero seguramente será un porcentaje acotado y la mayoría no podrán ser incorporados a convertirse en colaboradores de las empresas.

¿Qué pasa a partir del mes número 13 y durante el resto del tiempo?

– LUISA MARÍA ALCALDE LUJÁN: Yo creo que es uno de los enormes retos. Creemos que el estar 12 meses capacitándote en una empresa, en un taller, te da herramientas que no tenías para poderte incorporar de mejor manera al mercado laboral. La gran apuesta es que se puedan quedar en donde se están capacitando, pero los que no se puedan quedar ahí, entendiendo que no todos podrían ser contratados, que puedan recibir un certificado, que puedan contar con una experiencia laboral que muchas veces se les pide en las entrevistas que puedan contar con mejores herramientas para poder conseguir un mejor empleo y poderse incorporar al mercado laboral.

Que algunos seguramente emprenderán negocios, algunos otros, por ejemplo, estamos viendo la posibilidad de que puedan regresar a concluir sus estudios, los que no pudieron concluir sus estudios, otros que puedan ser contratados o que puedan ser contratados en otro centro de trabajo, pero ya con esa experiencia, con esas habilidades y ya con ese certificado.

La verdad es que estamos contentos porque llevamos ocho meses en este proyecto y hemos logrado con la suma de cobre todo el compromiso del sector privado, hemos venido trabajando muy de la mano con las cámaras empresariales, con las empresas, que al principio tenían algunas dudas pero que ahora ciertamente están recibiendo a miles de jóvenes, abren las puertas de sus centros de trabajo, los reciben, ha sido una especie incluso de semillero de talento, están identificando quiénes son los mejores.

Y también porque por el otro lado, si bien tenemos jóvenes que no tienen opciones, también tenemos a empresas y al sector privado que dicen “no estoy encontrando los perfiles idóneos para mis vacantes”. Entonces este proceso también por el otro lado apoya a que se puedan ir capacitando exactamente en las habilidades y en las competencias que requieren las industrias para después incorporarse y ser más productivas.

– FERNANDO SOLÍS CÁMARA: ¿Cuántos llevamos hasta este momento?

– LUISA MARÍA ALCALDE LUJÁN: Hasta este momento llevamos más de 905 mil jóvenes aprendices alrededor del país, estamos haciendo esfuerzos en estas semanas para poder incorporar a más jóvenes en zonas indígenas, ahorita es nuestra prioridad, zonas rurales y zonas indígenas, que ellos por el propio modelo tienen mayores dificultades de incorporarse al programa. Entonces, estamos haciendo esfuerzos focalizados ahí.

– FERNANDO SOLÍS CÁMARA: ¿Novecientos mil en cuántas empresas?

– MARÍA LUISA ALBORES GONZÁLEZ: Tenemos 156 mil centros de trabajo.

– FERNANDO SOLÍS CÁMARA: Unos 6 por centro de trabajo en promedio.

– MARÍA LUISA ALBORES GONZÁLEZ: En promedio. Entonces, recordemos que son desde empresas muy grandes, hasta negocios, talleres, gente que tiene oficios, porque también la importancia regional de que en las comunidades indígenas, ahí encuentren una actividad productiva en el campo. Entonces, también con profesionistas, despachos de abogados, de arquitectos.

Entonces, es amplia la posibilidad para incorporar a estos jóvenes aprendices.

– FERNANDO SOLÍS CÁMARA: Y la otra duda, Luisa. Si tienen como meta 2 millones 300 y están llegando al primer millón ya durante el primer año, significa que antes de que termine la mitad de la administración habrán cubierto la mitad de incorporación de Jóvenes Construyendo el Futuro.

¿Cuál es la idea después de eso?

– LUISA MARÍA ALCALDE LUJÁN: Fíjate que es interesante. El tema es que no es que nosotros nos hayamos sacado de la manga los 2 millones 300 mil jóvenes.

– FERNANDO SOLÍS CÁMARA: La cifra de censo.

– LUISA MARÍA ALCALDE LUJÁN: Si no es una cifra, es una cifra, datos del INEGI que dice que en nuestro país hay cerca de 2 millones 600 mil jóvenes que no estudian y no trabajan pero están disponibles para hacerlo.

Por eso el programa se dividió en becas para 300 mil jóvenes que puedan incorporarse en universidades y 2 millones 300 mil que puedan trabajar.

Entonces, de los 2 millones 600 mil, 300 mil que quieran seguir estudiando, que lo puedan hacer, es el Programa de Jóvenes Escribiendo el Futuro, que lleva la SEP, y la Secretaría del Trabajo lleva Jóvenes Construyendo el Futuro, que es para capacitación en el trabajo.

Entonces, la idea es que, y tiene que ver con esta pregunta que hacías a María Luisa del tema asistencial o del tema también de elegir quién sí y quién no, de si se trata o no de programas universales.

Yo creo que la gran apuesta de este gobierno es justamente eso, que ya no haya más corporativismo y que ya no haya más de tú sí, tú no, tú por qué, conoces o no conoces, o porque eres parte de este partido o no, sino que realmente sean programa abiertos a todos los que quieran incorporarse.

Nosotros incluimos ya casi a un millón de jóvenes y la única condición es tener entre 18 y 29 años y no estar estudiando y no estar trabajando.

La idea es que podamos atender a todas y a todos los jóvenes en esta edad, con esta condición que quieran incorporarse y que quieran trabajar.

¿Por qué no es asistencialista? Porque tienen que trabajar, porque la beca de los 3 mil 600 es a cambio de que se capaciten, de que vayan y son los propios tutores, que aquí muchos están presentes, yo lo sé, los que van evaluando mes a mes cuál es el desempeño de este aprendiz y si sí viene, si cumple, si respeta al centro de trabajo, y de no hacerlo, entonces lo da de baja, se puede él en una segunda oportunidad, o ella, incorporar a otra empresa o a otro centro de trabajo, pero nuevamente si vuelve a incumplir, pues entonces pierde el derecho de estar en el programa, porque de lo que se trata justamente es no solo de que se capacite él, sino que también esa unidad productiva, esa empresa se fortalece en el talento de la energía y del trabajo de estos jóvenes.

– FERNANDO SOLÍS CÁMARA: ¿Y quién lo mide?, ¿Cómo vamos a saber? Por ejemplo, en Banorte los jóvenes que se incorporen, ¿Cómo vamos a saber su funcionaron o no funcionaron?, ¿Cómo van a medir el éxito del programa?

– LUISA MARÍA ALCALDE LUJÁN: Mira, yo creo que hemos venido trabajando muy de cerca para poder ir evaluando cuáles son los impactos, es un programa de inclusión, entonces la idea es que estos jóvenes tengan mejores posibilidades de incorporarse al mercado laboral y eso se puede evaluar de que les vamos a dar seguimiento. ¿Qué pasa en el mes 13 que decías tú?

Entonces, la idea es, llega el mes 12, si te incorporas en esa empresa, y si no, te damos seguimiento para ver qué sucede. La idea es que puedas acudir a la bolsa de empleo, que se te pueda dar seguimiento en capacitación para entrevistas, que puedas conseguir un empleo, que puedas tú emprender o incluso incorporarte a otros programas del gobierno.

Entonces, el Plan Nacional, y yo creo que tiene que ver con estos programas que coordinamos entre las diferentes Secretarías, es que no vale la pena que se tengan programas pequeños con un presupuesto confeti con pequeños esfuerzos, sino realmente tener programas grandes que puedan tener impacto y que tengan esa universalidad de decir se trata de atender a todas y a todos los jóvenes siempre y cuando cumplan con esas dos condiciones.

– FERNANDO SOLÍS CÁMARA: Ese es un cambio radical respecto de la política social.

– LUISA MARÍA ALCALDE LUJÁN: Y yo creo que el otro cambio radical es el hecho de que el recurso llega de manera directa; es decir, eso sí es un cambio realmente importante, es el hecho de que sea el joven a través de una cuenta bancaria a su nombre, el que cada mes recibe los 3 mil 600 pesos mensuales.

– FERNANDO SOLÍS CÁMARA: De acuerdo.

Creo que ese es uno de los cambios muy importantes, incluso en la forma en que funcionaba la SEDESOL y que ahora funciona la Secretaría de Bienestar; antes se le daba el recurso a organizaciones sociales o a gobiernos u organizaciones públicas, a PES, a fundaciones, etcétera, u organizaciones vinculadas incluso a partidos políticos para otorgar el recurso, y además se exigía una vigilancia por parte de diversas instancias.

Entonces, decía el presidente que de cada peso que salía del presupuesto les llegaban 60 centavos, la idea ahora es que la asignación sea directa y que vaya directamente al joven.

– LUISA MARÍA ALCALDE LUJÁN: Desde Hacienda hasta el beneficiario.

– MARÍA LUISA ALBORES GONZÁLEZ: Y que son de las cosas que ya se están haciendo, lo vemos en “Jóvenes construyendo el futuro”, y en “Sembrando vida”. Está siendo ya posible, que fue difícil la dispersión, porque estamos en ejidos, comunidades, rancherías muy alejadas y no es tan fácil acceder a un banquero, a un cajero.

Y en este sentido ya se pudo hacer la dispersión de las tarjetas y la gente tiene la seguridad, porque este es un programa de trabajo, y la gente sabe que es un programa de trabajo.

Lo que les pasa a los Jóvenes Construyendo el Futuro, que tienen que ser vinculados directamente por su tutor, que digan “sí están llegando”, porque lo que queremos es formar y formar con disciplina.

Y en este sentido, en el caso de Sembrando Vida se plantea que después del mes trabajado, en la primera semana pueda llegar el pago, el pago es por participar en el programa de trabajo.

Es muy fructífero crear empleos permanentes pero que la gente esté trabajando su propiedad. Y en este sentido lo que se está planteando y sembrando es que la gente esté volviendo a su tierra pero de una manera productiva y de una manera productiva en filosofía de producción orgánica, haciendo economía social y solidaria, porque estamos fomentando el ahorro desde un primer momento.

Y en este sentido lo que queremos lograr es el apalancamiento o la inclusión financiera desde el territorio. Ya lo estamos haciendo y vamos poco a poco, afortunadamente los 230 mil sembradores, sembradores que están en el país, ya están en ese esquema.

– FERNANDO SOLÍS CÁMARA: ¿Cómo se ha reducido la burocracia en función de esta nueva política de entregar directamente el recurso, en lugar de hacerlo a través del propio Gobierno Federal y de las organizaciones que existían? Y ¿qué han encontrado de irregularidades que se está resolviendo entregando directamente el recurso a los beneficiarios?

– MARÍA LUISA ALBORES GONZÁLEZ: Me gustaría dar un dato muy importante. Está el INAES, el Instituto Nacional de Economía Social, y haciendo una revisión, solo en el año 2018, haciendo la revisión de su presupuesto, el 65 por ciento de su presupuesto lo dedicaba a organizaciones clientelares. Se acabó, se quitó eso.

Y en ese sentido lo que escuchamos de la gente, directamente de las sembradoras y de los sembradores, independientemente que sean del norte, hablo de Durango, o muy al sur o la Península, la gente está muy contenta en un sentido de que le llegue directamente su recurso.

– FERNANDO SOLÍS CÁMARA: Y curiosamente esta política es una política mucho más de mercado, de libertad de mercado, que la otra. Porque aquí por ejemplo las mujeres solas que tienen hijos en edad de llevarlos a las estancias infantiles, antes se le entregaba el dinero a los dueños de las estancias para que recibieran a las niñas o a los niños y ahora se les da directamente a las mamás o a los papás, dependiendo, la mayoría mamás, para que ellas escojan a qué guardería van a meter a sus hijos, a  qué estancia infantil, y de esa manera se puede generar mayor competencia entre las guarderías para proveer un mejor servicio para los niños.

Creo que esto es algo que incluso es un mecanismo de mercado que nos sorprende estar observando, y que qué bueno que se está llevando a cabo.

– LUISA MARÍA ALBORES GONZÁLEZ: Sí, se hizo una revisión de los diferentes programas, y se tenía un funcionamiento, un esquema que no se entendía muy bien en lo que se llamaba este programa de Estancias Infantiles.

Lo que se hizo es darle la responsabilidad a quien tiene la responsabilidad de las hijas y de los hijos, hablo de las madres o de los padres o del tutor en primera instancia, y que a través del recurso ellos puedan elegir a qué estancia para el cuidado de sus hijos.

– FERNANDO SOLÍS CÁMARA: Muchas gracias. Pues estamos llegando al final del panel. Yo quisiera reiterar que el propósito de ese panel ha sido principalmente el que los empresarios vayamos tomando conciencia de que el reto social que enfrenta el país es muy grande y de que no basta, como lo han dicho, tanto Carlos Hank como Marcos Ramírez, simplemente invertir, generar empleos, pagar impuestos, cuidar el medio ambiente, sino hay que dar un paso adicional de compromiso con la sociedad y con nuestro país.


Y aquí hay 350 empresarios vinculados al Grupo Financiero Banorte, de todas las regiones del país, yo quisiera quizás cerrar plantándoles a ustedes qué le pedirían ustedes o qué les plantearían a estos empresarios para poder sumarse a estos programas tan relevantes para México en este momento.

– MARÍA LUISA ALBORES GONZÁLEZ: Primero agradecerles por la escucha y porque estén el día hoy acá y por la invitación.

Decirles que algo que también es diferente y lo digo porque he trabajado desde Territorio tuve la oportunidad de trabajar en el modelo cooperativo y trabajé con una cooperativa indígena, náhuatl y totonaca, tuve la fortuna de que hiciéramos sinergia y ahí entramos con Grupo Banorte para hacer una cuestión de reconstrucción.

Ahí lo que vimos es un sentido de verdadera solidaridad y colaboración y trabajo.

Lo comento porque lo que estoy viendo ahora, y lo digo porque estamos trabajando de manera muy cercana con la compañera Luisa, en Jóvenes Construyendo el Futuro y Sembrando Vida.

Estamos haciendo posible algo que soñamos y algo que soñábamos, y lo digo porque soy agrónoma, vengo del campo y del conocimiento de las zonas rurales.

Hoy tenemos un campo que se está avejentando. ¿Dónde viene el relevo generacional?

En este sentido pudimos trabajar directamente con el Programa Sembrando Vida, a través de la metodología campesino a campesino, a través de las comunidades de aprendizaje campesino.


Tenemos culturas milenarias, que conocen su espacio de vida, el cuidado, y en este sentido cómo ellos son los guardianes de esto territorios emblemáticos, estoy hablando de territorios emblemáticos como la Selva Lacandona o las zonas de manglares o las sierras.

Y en este sentido para nosotros fue muy importante vincularnos, vincularnos porque estamos logrando que un tutor de los que hacen el acompañamiento, la asistencia técnica, que le saben a la Biología, a la Agronomía, estén siendo los tutores de jóvenes que están en los ejidos en las comunidades o en las rancherías y que viene el planteamiento por Jóvenes Construyendo el Futuro; ellos le dan la beca, el seguimiento se lo da Sembrando Vida y estamos haciendo esa sinergia.

En ese sentido, nosotros consideramos que, para lograr el bienestar, el bienestar desde un espacio de vida, tenemos que sumar, y sumar hacer esas sinergias, por eso hablaba hace rato del gobierno local, del gobierno estatal, del gobierno federal y ustedes de la gente que tiene esa visión y que tiene ese amor por nuestro país.

Considero que atravesamos un momento difícil y diferente porque el tejido social es diferente, y lo digo desde la experiencia que tenemos en zonas rurales donde a lo mejor el tejido social era diferente, pero con el asunto de la migración y la necesidad de salirse de esos espacios de vida ha cambiado.

¿Qué creemos nosotros que tenemos que regresar? Regresar a tener perspectivas que tienen que ver con principios y valores, y eso se da en la familia, en la comunidad. Es identidad, y esa identidad que tenemos las mexicanas y los mexicanos, que es una identidad de solidaridad, de colaboración, de participación pues sumar. Yo les diría eso.

Muchísimas gracias.

– FERNANDO SOLÍS CÁMARA: Gracias, María Luisa.

– LUISA MARÍA ALCALDE LUJÁN: Yo creo que dos mensajes, uno relacionado con el programa de “Jóvenes construyendo el futuro” es agradecer y seguir invitando a los que todavía no se suman, a que le apuesten por la juventud, creo que hemos logrado quitar ese estigma de los mal llamados Ninis, y estamos demostrando que se trata de gente que vale la pena incorporar a sus empresas y a los centros de trabajo, que sigamos por esa ruta, por esa apuesta para capacitarlos, para darles opciones, para integrarlos.

Entonces, ese sería un primer llamado. Que también aquellos que ya están incorporados y ya los están capacitando que los consideren también para incluirlos después de manera formal en sus empresas, creo que esto lograr hacer este círculo virtuoso.

Y, por el otro lado, diría en términos ya más generales del mundo del trabajo que estamos en un momento de cambio y creo que hay que apostarle mucho para lograr incrementar los salarios, las condiciones de las mujeres y hombres que viven de su trabajo.

Creo que llevamos muchos años de políticas, de contención salarial con el pretexto o con la idea de tener inversiones extranjeras que lleguen a generar empleos, creo que el hecho de tener salarios tan bajos y cada vez un mercado laboral más precarizado nos ha traído los niveles de violencia y de desigualdad que estamos viviendo, creo que eso no le conviene a los empresarios, no le conviene a los mexicanos en general.

Yo creo que la apuesta por la negociación colectiva auténtica, por la libertad, por la democracia en el mundo del trabajo y por una política de recuperación de salarios es una apuesta que conviene en todos lo sentidos, que va a ir incrementando el poder adquisitivo de la gente que va a fortalecer los mercados internos para también poder participar de manera más activa en la economía.

Y creo que conviene, que esa ruta y que hay que perseguirla, entonces considero que es una apuesta en la cual debemos participar todos, que es negociación colectiva auténtica, es política salarial distinta, de incremento de mejores prestaciones, y eso lo vamos a ir obteniendo, como todos ustedes saben también ya hay una reforma laboral aprobada que hay que implementar, que hay que conocer, que va a traer mayor estabilidad en las empresas, que va a traeré también condiciones de libertad en los trabajadores.

Y yo creo que seguir por la ruta también del incremento del salario mínimo, creo que nos ha dado muy buenos resultados, históricamente no se había incrementado de manera tan significativa. Hoy podemos ver que no generó inflación, que no generó impactos negativos y creo que es una ruta correcta, porque al final el impacto se está viendo en el incremento del poder adquisitivo de la gente.

– FERNANDO SOLÍS CÁMARA: O sea, ¿es un tema que viene muy fuerte el de la reforma laboral, el de la libertad sindical?, cómo los sindicatos van a poder elegir de manera más libre a sus líderes y eso va a tener un impacto en sus condiciones laborales positivo, sin duda.

Está el tema internacional que también conocemos, vinculado a la negociación del Tratado de América del Norte, que veremos y ojalá que nos acompañen en otra ocasión para poder platicar más a fondo de estos temas.

Por lo pronto, muchísimas gracias a Luisa María y a María Luisa. Gracias por tomarse el tiempo de estar aquí, con nosotros.

Y aquí el llamado también a todos los empresarios para que se sumen al reto social que está viviendo nuestro país en este momento.

Muchísimas gracias, felicidades.

– LUISA MARÍA ALCALDE LUJÁN: Al contrario, muchísimas gracias a todos.

– MARÍA LUISA ALBORES GONZÁLEZ: Gracias a ustedes.

– GREGORIO MARTÍNEZ: Vamos a pedir a continuación la presencia del licenciado Carlos Hank González y del actuario Marcos Ramírez Miguel para tomarse la fotografía y entregar una distinción a nuestras invitadas del día de hoy, la Secretaria del Bienestar, María Luisa Albores y Luisa María alcalde, Secretaria del Trabajo y Previsión Social.

2019-08-26T19:33:33+00:00